Lobras – Tímar por la Acequia de los Castaños.

Tiempo estimado: 1 hora.
Nivel dificultad: Media.
Longitud: 2.5 km.

Partimos de Lobras, subiendo por la carretera hacia Tímar. A la altura de la alberca (la dejamos a mano derecha), tomaremos una pista que sale a la izquierda y caminaremos por ella hasta alcanzar la vereda que discurre junto a la Acequia de los Castaños.

Ascendemos por el curso de la acequia, bien señalizada casi en su totalidad, a pesar de que en algunos tramos se encuentra soterrada, hasta llegar al río. En este punto cruzaremos su cauce y saldremos a un bancal que precede a una pista, que al poco se convierte en una amplia vereda, el Camino Real, que nos conducirá a Tímar a la altura de las antiguas escuelas, hoy Museo Malacate, en la parte baja del pueblo.

Una vez en el pueblo, lo cruzaremos con dirección Este y pasaremos junto a la iglesia antes de alcanzar la calle Cobertizo, al final de la cual encontraremos una vereda a la derecha.

Seguimos este camino abandonando el pueblo y pasamos cerca de una alberca. A pocos metros de ésta, nos unimos de nuevo a la acequia que seguimos desde el principio y continuamos por ella. En este tramo final de nuestro itinerario, encontraremos un cercado con una puerta, por la que podremos pasar sin problemas, y nos adentraremos en el hermoso barranco en el que nace la acequia, disfrutando de las cascadas y el frescor del lugar.

 

 

 

Lobras – Tímar – Jubiles por el GR-7.

Tiempo estimado: 1 hora 35 minutos.
Nivel Dificultad: Media.
Longitud: 4.6 km.

El punto de partida es Lobras, de donde saldremos subiendo la carretera con dirección Tímar. Frente a la alberca (que dejaremos a mano derecha) encontraremos una señal del GR-7 que nos obliga a desviarnos a la izquierda y tomar una vereda que va entre encinas, almendros y fresnos. El camino comienza a descender hasta el río Tímar, ofreciendo una buena panorámica del pueblo de Tímar.

Una vez crucemos el cauce del río la vereda asciende, dejando a la izquierda un desvío que lleva al pueblo de Nieles, hasta llegar a una era y a las ruinas de las minas de mercurio de Tímar. Desde aquí seguiremos la carretera en dirección Este hasta la plaza del pueblo. Merece la pena hacer un pequeño alto en el camino para contemplar las vistas desde esta plaza y respirar la tranquilidad de estos pueblos, antes de proseguir la marcha cruzando Tímar con dirección Norte,

siguiendo de nuevo las indicaciones del GR-7 que veremos junto a la iglesia.

Aquí nos encontramos con el tramo de ascenso más duro, hasta llegar al precipicio del Tajo del Águila, situado frente al Cerro de los Riscos. Una vez allí, la subida se hace de nuevo más suave.

Mientras seguimos el sendero que bordea la montaña, encontraremos un desvío a la izquierda que asciende hasta los restos de la Fortaleza del Fuerte, que merece la pena visitar para ver los restos de esta edificación defensiva musulmana y los aljibes, así como para disfrutar de unas estupendas vistas panorámicas.

Siguiendo nuestro itinerario, la vereda se transforma en una amplia pista, cruzando el río Nieles y entrando al pueblo de Juviles junto al secadero de jamones.